Jueves, 02 Julio 2015 13:26

Como cargar de energía los pies cansados

Escrito por Fal Seguridad

Después de estar todo el día en el trabajo de pie, cargando cosas y andar de un lado para otro, una parte muy importante de nuestro cuerpo está soportando todo ese movimiento: los pies. Por ello, es normal acabar con una sensación de cansancio en ellos. ¡No os preocupéis!.

En Fal Seguridad somos expertos en el cuidado de los pies, así que aquí os damos unos consejos para cargarlos de energía:

 

  • Es muy importante que el zapato o bota que uses para el trabajo sea de la talla adecuada, ya que si el calzado te queda excesivamente prieto, la circulación sanguínea hacia los pies no será la apropiada. Si quieres saber cómo elegir un calzado de seguridad, en este post te dejamos unos consejos, pero sobre todo dejate guiar por profesionales y utiliza el sentido común a la hora de escoger el calzado profesional.

 

  • Después de una intensa jornada de trabajo, cuando lleguéis a casa, descalzaros. Coger una toalla o manta y la ponéis en el suelo, os tumbáis sobre ella y ponéis los pies en alto abriendo y cerrando las piernas con un movimiento continuo. Este ejercicio, realizardo durante unos minutos, ayuda a estimular el riego sanguíneo y aliviar los pies del cansancio.

 

  • Es muy importante realizar estiramientos para que los tendones y músculos del pie no se agarroten y se mantengan flexibles. Para estirar los pies es bueno llevar el empeine hacia arriba y mantenerlo un rato en esa postura, e igualmente llevándolo hacia abajo. De la misma forma, encoger y estirar los dedos de con una frecuencia continuada. Por último, hacer rotaciones con los tobillos girándolos tanto hacia fuera como hacia dentro. Estos ejercicios además de estirar y ejercitar los pies, favorecen la circulación sanguínea.

 

  • Siempre viene bien un buen masaje para relajar la tensión de los pies. Dedicar unos minutos a masajearos los pies y si os fuera posible, podéis ayudaros con alguna crema hidratante para que el masaje sea más fluido y aprovechar sus propiedades para hidratar el pie. También podéis coger una botella o una pelota y hacerla rodar con los pies.

 

  • Por último, podéis coger un recipiente para cada pie o uno en el puedan entrar ambos pies y llenarlo de agua fría con sal. Como traeréis los pies a una temperatura mayor a la del agua, es aconsejable introducirlos poco a poco hasta habituarlos a la temperatura del agua. Mantener dentro del recipiente los pies un tiempo y dejar que el agua y la sal hagan sus efectos.

 

Acordaros de la importancia que tienen los pies a la hora de trabajar, por eso es necesario que los cuidemos bien y los mantengamos seguros. ¿Conocéis algún otro truco que ayude a relajar los pies?

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Contacto

©2020 Calzados Fal de Seguridad | Todos los derechos reservados