Viernes, 15 Noviembre 2019 09:02

Los riesgos biológicos en el plan de PRL de la empresa

Escrito por

El plan de PRL debe prever todos los riesgos a los que se somete el trabajador en su puesto de trabajo. Entre ellos, los riesgos biológicos son de los más peligrosos, debido a la dificultad de detectarlos.

 

Como el trabajador no puede ver esta amenaza invisible, lo único que queda en sus manos es confiar en los técnicos de prevención. He ahí la importancia de seguir el plan de prevención al pie de la letra.

 

¿Qué es un riesgo biológico ocupacional?

Los riesgos biológicos son aquellos relacionados con la contaminación biológica. Esta definición parece tautológica, pero engloba aquellas amenazas producidas por:

- Virus.

- Microorganismos.

- Toxinas.

- Hongos.

- Protozoos.

- Parásitos.

- Bacterias.

- Otras sustancias patógenas.

 

Para que se considere ocupacional debe estar vinculado al ambiente de trabajo. Así, es frecuente que se den riesgos biológicos en los puestos de trabajo relacionados con desechos orgánicos o médicos.

 

Cómo se produce la contaminación biológica

Otro de los grandes peligros asociados a los riesgos biológicos es que pueden afectar de muy diversas formas al trabajador.

 

- Por ejemplo, algunas amenazas atacan por la vía dérmica. Basta el contacto con la piel para que el sujeto resulte contaminado, sin causar necesariamente signos visibles como erupciones o enrojecimiento.

 

- Otros agentes emplean la vía respiratoria. Se trata de agentes dispersos en el aire, o que habitan gases o aerosoles suspendidos en el ambiente.

 

- Estos patógenos también pueden afectar por medio de la vía digestiva. En este caso no solo pueden afectar al trabajador en su ambiente laboral, sino que pueden acceder a su organismo cuando almuerza, se hidrata o fuma durante el descanso o tras su jornada.

 

- Por último, la llamada vía parenteral es la que permite la entrada de estas amenazas a través de una herida. Puede producirse en el propio entorno de trabajo (por ejemplo, manipulando residuos médicos como jeringuillas) o infectarse una lesión previa (por ejemplo, si no se ha protegido adecuadamente).

 

Cómo protegerse de los riesgos biológicos: la importancia del PRL

Dada la variedad de agentes que pueden suponer un riesgo biológico y los múltiples modos de contaminación, el PRL es la mejor herramienta para prevenir lesiones y enfermedades

 

Es fundamental que un técnico con experiencia analice las amenazas de este tipo existentes en el entorno laboral. Detectados los riesgos impondrá ciertas medidas preventivas como:

 

- Emplear EPI que eviten la contaminación, como máscaras, guantes, ropa de protección, calzado de seguridad e incluso trajes NBQ.

 

- Instalar EPC que eviten la exposición de la plantilla a las fuentes de contaminación, como barreras y precintos.

 

- Instaurar protocolos que reduzcan al mínimo el riesgo de contaminación, como lavarse bien antes de entrar y salir del puesto de trabajo.

 

En definitiva, un buen PRL es el único modo de reducir los riesgos biológicos en el entorno de trabajo.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Contacto

©2019 Calzados Fal de Seguridad | Todos los derechos reservados